Mantenimiento de la piscina

aqualica.es Caracteristicas Constructivas de piscinas

“En toda piscina de uso colectivo habrá una persona técnicamente capacitada, responsable del correcto funcionamiento de las instalaciones y sus servicios a efectos de los cual realizara los controles y comprobaciones necesarias.” Decreto 80/1998. Para ello diferenciaremos tres tipos de mantenimiento: 1. Puesta en marcha de las instalaciones 2. Mantenimiento durante la temporada 3. Mantenimiento invernal

PUESTA EN MARCHA DE LAS INSTALACIONES: Antes de la apertura de la piscina, al inicio de temporada debemos llevar a cabo una serie de actuaciones: 1. Limpieza de prefiltros 2. Puesto a punto del filtro 3. Limpieza de las conducciones 4. Limpieza del vaso 5. Comprobación de la bomba de circulación 6. Comprobación de la valvulería 7. Revisión de los dosificadores de productos

Limpieza prefiltros: Antes de la puesta en funcionamiento de la piscina hay que limpiar el prefiltro (o filtro de cabellos) de la bomba y comprobar el estado del cestillo (si es metálico no debe tener óxido y en el caso de que sea de plástico no debe existir ninguna rotura que permita el paso de partículas grandes). Se verifica que la tapa cierra perfectamente, substituyendo la junta de goma, si es necesario (se recomienda cambiarlos en un tiempo no superior a 6 años, por el efecto del cloro). Esta comprobación es especialmente importante si la bomba es autoaspirante, pues al succionar parte del aire disminuye su poder de impulsión.

Puesta a punto del filtro: Dependiendo del tipo de filtro llevaremos a cabo unas u otras actuaciones: La arena, sílex etc. en los filtros debe estar en el nivel de carga que indique el fabricante. Si al revisar, éste es más bajo, es imprescindible reponer arena. (se recomienda cambiar cada 3-4 años). En el filtro de diatomeas, verificar el estado de las bujías, platos, discos, etc. y reemplazar las piezas deterioradas. Puede ocurrir que las diatomeas estén apelmazadas en cuyo caso será necesario regenerar totalmente el filtro, volviendo a poner una carga completa, con este tipo de filtros no se deben utilizar coagulantes. En el caso de que el filtro sea de cartucho, la limpieza del mismo, se realiza bajo un fuerte chorro de agua a presión. Si está muy sucio hay que reemplazarlo.

Limpieza de filtro y de las conducciones: Es conveniente para eliminar las incrustaciones que hayan podido formarse en tuberías y filtros, efectuar un tratamiento en circuito cerrado con un detergente ácido (eliminación de incrustaciones calcáreas). El tiempo de este lavado será de unos 20 minutos, eliminando las aguas de lavado por el desagüe, y haciendo circular agua limpia (Válvula en posición de ENJUAGUE). Asimismo se realiza la eliminación de posibles depósitos de algas en el circuito de depuración mediante la aplicación de un producto antialgas. Para alargar la vida de las arenas del lecho filtrante es recomendable realizar una hipercloración de filtros, previo lavado con detergentes ácidos y tras un enjuague con abundante agua. El cloro oxida la materia orgánica contenida en los filtros y que puede llegar a cementar las arenas. Las aguas hipercloradas de este lavado pueden usarse en la limpieza del vaso de la piscina y depósito de compensación.

Vaciado y Limpieza del vaso: Durante el invierno es aconsejable mantener la piscina tapada con una cubierta opaca y mantener las zonas anexas limpias, exentas de hojas, tierra.... Antes de la apertura, se realiza una revisión del estado del gresite, posibles desconchones, juntas, boquillas, desagües y skimmers y se repara lo necesario. Se vacía el agua para limpiar y tratar el fondo y las paredes. Se limpian los rebosaderos y se hace una desinfección de todo el vaso de la piscina y del depósito de compensación (utilizar hipoclorito). Realizado el vaciado y limpieza del vaso se procede a la aplicación de un producto antialgas en las paredes y fondo del vaso, ya sea por pulverización, o cualquier otro sistema, dejando transcurrir unas 6 horas, antes de llenar el vaso, para que el producto tenga tiempo de actuar y adherirse a las superficies. Durante el llenado de la piscina y cuando el agua alcance unos 30-40 cm es aconsejable pasar el limpiafondos para eliminar cualquier resto de suciedad depositada en el fondo del vaso. Tras la limpieza y cuando se llene la piscina debe realizarse una cloración de choque (15 gr/m3 de agua). Se debe abstener de la utilización de la piscina hasta que se haya comprobado el buen funcionamiento del equipo de filtración y el estado general del agua.

Comprobación de la bomba de recirculación: Se debe vaciar de agua, comprobar los cierres, realizar limpieza y pintar el exterior. Asimismo se revisa el funcionamiento y la parte eléctrica. En el caso de detectar ruidos, pérdidas, sobrecalentamiento o cualquier anomalía se procede a su reparación.

Comprobación de la valvulería: Se comprueba su estanqueidad, engrase de émbolos y juntas de cierre.

Revisión de los dosificadores de productos: Durante el invierno se vacían los depósitos de reactivos y se limpian con agua abundante. A la apertura se llenan los depósitos con agua limpia y se ponen los dosificadores en funcionamiento para limpiar tuberías y piezas de inyección. Se comprueba que las bombas dosificadoras funcionan correctamente y la estanqueidad de todo el sistema desde el depósito de dosificación hasta el punto de inyección En el caso de disponer de equipos reguladores de la dosificación mediante sondas (tipo “vigilant”), debe realizarse una limpieza de la sonda con los reactivos expresos para esta operación y seguir las recomendaciones de almacenamiento del fabricante. Posteriormente y antes de la apertura de la piscina, deben calibrarse las sondas con soluciones patrón que permitan la comprobación de su funcionamiento (este proceso lo acostumbran a realizar las propias empresas instaladoras).

MANTENIMIENTO DURANTE LA TEMPORADA: En el mantenimiento durante la temporada es importante diferenciar entre las actividades que hay que realizar: 1. Semanalmente 2. Diariamente

Mantenimiento Semanal: Los filtros son la parte más importante en el mantenimiento de una piscina, de la filtración depende la calidad sanitaria del agua, por tanto se han de mantener la capacidad filtrante de los filtros. Ello se consigue haciendo funcionar el mismo a contracorriente, para evitar la formación de fangos y el apelmazamiento de la masa filtradora. La frecuencia de los lavados es muy variable y depende de la colmatación (atascamiento) de los filtros, generalmente se realiza una vez por semana, aunque en períodos de mayor afluencia hay que aumentar la frecuencia. El grado de colmatación de los filtros se pone de manifiesto por una disminución del caudal de salida, y aumento de la presión interna, leída en el manómetro instalado al efecto.

Mantenimiento Diario:

Diariamente se debe comprobar visualmente el aspecto del agua y procurar que esta permanezca cristalina. Se utilizarán floculantes para posteriormente realizar la aspiración del fondo. Además se vigila el buen funcionamiento de todo el sistema (floculación, aspiración de fondos, funcionamiento correcto de dosificadores, mediciones en el vaso adecuadas, aporte de agua adecuada…) Por cada vaso de la piscina se debe disponer de forma obligatoria de un Libro de Registro Oficial, el cual debe estar siempre a disposición de las autoridades sanitarias y de los usuarios que lo soliciten (Decreto 80/1998, de 14 de mayo, por el que se regulan las condiciones higiénico-sanitarias de piscinas de uso colectivo). En él se anotan diariamente al menos dos veces, en el momento de apertura y en el momento de máxima concurrencia los datos siguientes: Fecha y hora pH (6,5-8,5: ideal entre 7,2-7,8) Concentración de desinfectante utilizado (si se trata de cloro se determinará cloro libre: 0,4-1,2mg/l y combinado: 0,6 mg/l) Numero de bañistas Lectura del contador de agua depurada (m3) Lectura del contador de agua renovada (m3) (recomendado 5%/día) En vasos cubiertos: temperatura del agua, del ambiente y humedad relativa. Incidencias u observaciones de interés sanitario, tales como lavado de filtros, vaciado del vaso, fallos del sistema depurador, etc. Para el control de estos parámetros en todas las piscinas se debe disponer de los aparatos y reactivos necesarios. La ausencia o falseamiento de los datos recogidos en el Libro será responsabilidad directa de la persona encargada y subsidiariamente del titular de la piscina. Además si ocurre algún accidente en la instalación, debe cumplimentarse el documento del Anexo I del Decreto 80/1998.

MANTENIMIENTO INVERNAL:

El mantenimiento invernal consiste en el acondicionamiento de nuestras instalaciones y la aplicación de ciertos productos químicos al agua, que tiene como fin preservar las propiedades de la misma y reducir los costes de mantenimiento y puesta en marcha la próxima temporada. Es aconsejable que la piscina se mantenga llena de agua durante el invierno. Esto mantiene las presiones en las paredes y el suelo, así como también la humedad necesaria para el cemento, hormigón y recubrimientos interiores del vaso. Los tratamientos durante el invierno tienen una duración muy variable, pero se estima entre 6 y 9 meses, todo el periodo que se encuentra fuera de uso. No obstante, cada piscina tiene una fecha adecuada para iniciar estos tratamientos. En ningún caso, aún cuando hayamos iniciado ya el proceso, deberemos abandonar el cuidado del agua mientras la temperatura media de la misma no haya descendido por debajo de los 15 ºC. Para el invernaje del agua de la piscina se deben seguir los siguientes pasos:


1. Limpiar el fondo de la piscina.

2. Lavar el filtro a contracorriente (Válvula selectora en posición de lavado) concienzudamente.

3. Ajustar el pH de la piscina entre 7,0 y 7,6.

4. Realizar una cloración de choque con la bomba en movimiento para evitar que las pequeñas suciedades del agua queden también invernadas. De esta forma conseguiremos desinfectar el agua y eliminar los posibles microorganismos que pudiese haber y que a partir de estas fechas ya no reaparecerán por las condiciones adversas. Se recomienda que para este tratamiento utilice cloro activo.
Es conveniente que al menos dejemos actuar el cloro durante 6 horas antes de continuar con el siguiente paso.

5. Con el filtro de la piscina funcionando se añade el producto invernador (contienen sales de cobre con acción alguicida y fungicida) en la dosis indicada. Debemos asegurarnos de repartirlo por toda la piscina y mantener funcionando el filtro para asegurar una buena homogenización.

6. Para prevenir el aumento del nivel por las lluvias, en ocasiones se recomienda disminuir el nivel del agua, aunque no se debe reducir por debajo de la ventanilla del skimmer. Conviene revisar periódicamente el nivel durante el invierno para evitar desbordamientos.
7. Inmovilizar el agua de la piscina cerrando los inyectores y sumideros de agua.

8. Proteger la bomba ó bombas de la depuradora cubriéndolas con algún material aislante sobre todo si se encuentran a la intemperie. Se deben tomar medidas en el caso necesario para evitar daños por heladas en las tuberías de la instalación, vaciándolas en los casos que sea posible.

9. Es recomendable sacar los limpiafondos automáticos del agua, secarlos, limpiarlos con desincrustante antical y guardarlos hasta la próxima temporada.

10. Si se dispone de una ducha solar debemos vaciarla abriendo el tapón trasero o desmontarla para evitar daños por las heladas. De la misma forma, se debe actuar en consecuencia en el caso de las duchas normales.

11. Añadir unos flotadores que evitarán por su movimiento sobre las aguas la formación de hielo en caso de heladas, y en el caso extremo en que se forme, disminuirán la presión del agua sobre las paredes del vaso.

12. En el caso de disponer de cobertor se recomienda cubrir la piscinas para evitar el cúmulo de hojas y otros materiales. También evita las heladas en el caso de haberlas y la formación de algas en el caso de aumento de Tª puesto que no permite el paso de la luz.

Aunque si se han seguido los pasos anteriores el proceso de invernaje se puede considerar como completo, es recomendable que con cierta regularidad revisemos el estado de la piscina. Las pautas a seguir no son exactas. Se pueden realizar los siguientes trabajos por ejemplo cada 2-3 semanas: 1. Poner en marcha el filtro de la piscina con la válvula selectora en posición de filtración durante unas 2 o 3 horas. En el caso en que hayamos cubierto la piscina, no es necesario que retiremos el cobertor. Este proceso además de ser muy beneficioso para el agua, evitará posibles bloqueos de la bomba del filtro al inicio de la siguiente temporada. 2. Si no se dispone de cobertor para la piscina, con el tiempo caerán hojas secas, polvo, arena arrastrada por el viento, etc. Es conveniente que los objetos de mayor tamaño se retiren con un recogehojas y que en algún ciclo de filtración de los anteriores se aproveche para pasar el limpiafondos o utilizar el automático. 3. Durante el mes de enero o febrero (a mediados del proceso de invernaje) se debe proceder a la segunda aplicación del invernador. 4. En los meses de primavera se debe estar muy alerta por si la temperatura supera los 15 ºC de media, pues es en este momento es cuando se debe iniciar el tratamiento habitual de tiempo estival.

Resumiendo, de entre las funciones del personal de mantenimiento se encuentran por tanto: Controlar la calidad del agua de la piscina. Controlar el correcto funcionamiento de las instalaciones de depuración. Hacer las mediciones de los parámetros físico-químicos del agua. Anotar en el Libro de Registro Oficial los resultados de las mediciones realizadas y corregir y regular los niveles de pH y Cloro. Controlar que los productos de desinfección y control de la piscina, que se utilizan, son los adecuados para su uso en piscinas. Realizar limpiezas diarias de los filtros de arena, prefiltros de la bomba y skimmers o rebosaderos. Sustituir de manera periódica toda la arena filtrante de los sistemas de filtro.

ES RECOMENDABLE ELABORAR UN PLAN DE MANTENIMIENTO Y CONTROL DE LA PISCINA DONDE APAREZCAN LAS FRECUENCIAS DE LAS OPERACIONES A REALIZAR, ASÍ COMO LOS PROTOCOLOS DE CÓMO DEBEN REALIZARSE TODAS Y CADA UNA DE LAS OPERACIONES DE MANTENIMIENTO.