Características Constructivas

aqualica.es Características Constructivas de piscinas

El vaso es el elemento principal de la piscina y sirve de soporte para todos los demás elementos. Los vasos (1) se clasifican en las siguientes modalidades: a) De chapoteo o infantiles: Se destinan a usuarios menores de seis años. Su emplazamiento será independiente y aislado de la zona de adultos. La profundidad mínima no excederá los 0,30 metros y la máxima de los 0,60 metros. El suelo no ofrecerá pendientes superiores al 6%. b) De recreo o polivalentes: Profundidad mínima adecuada al uso al que se destinan de acuerdo a las normas técnicas de construcción, que podrá ir aumentando progresivamente con una pendiente máxima del 6%, hasta llegar a 1,40 metros debiendo quedar señalizada esta profundidad en el interior y exterior del vaso, a partir de la cual podrá aumentar progresivamente hasta un máximo de 3 metros. c) Deportivos: Tendrá las características determinadas por las normas de los organismos correspondientes o, en su caso, las normas internacionales para la práctica de cada deporte. d) De saltos: Tendrá la profundidad adecuada en relación con la altura de las palancas y trampolines y se encontrara a mas de 5 metros de distancia de cualquier otro vaso.

Sea de la modalidad que sea el vaso de la piscina debe estar construido de forma tal que asegure la estabilidad, resistencia y estanqueidad. No debe tener ángulos ni recodos u obstáculos que dificulten la circulación y renovación del agua. El fondo y las paredes deben estar revestidos de materiales lisos, antideslizantes, impermeables y resistentes a los agentes químicos, y ser de color claro y fácil limpieza y desinfección. Durante las épocas en las que la piscina no se encuentre en funcionamiento el vaso debe quedar cubierto o vallado mediante algún procedimiento eficaz que impida su deterioro, así como la caída en él de personas o animales. Sistemas para la recirculación del agua (2): rebosadero perimetral o skimmers. En las piscinas de nueva construcción, el sistema de paso del agua del vaso de la piscina a la depuradora se debe realizar mediante rebosadero perimetral continuo en los vasos mayores de 200 m2 de lámina de agua. Para superficies menores o iguales se pueden utilizar “skimmers” en un número no inferior a uno por 25m2 de lámina de agua, distribuidos adecuadamente en función del diseño del vaso.

El andén (3) o paseo que rodea el vaso en su totalidad debe estar libre de impedimentos y construido con pavimento higiénico y antideslizante. Debe tener una anchura mínima de un metro y sus características deben evitar encharcamiento y vertidos de agua al vaso o al circuito de depuración. Asimismo debe disponer de tomas de agua para poder realizar periódicamente la limpieza y desinfección del mismo.

El desagüe (4) sea cual sea su régimen hidráulico debe a ser posible por gravedad, para permitir la eliminación rápida de agua y sedimento y estar protegido mediante dispositivos de seguridad para prevenir accidentes (no deben existir obstrucciones que puedan retener al usuario debajo del agua). El vaciado se hace a la red de alcantarillado.

Las escaleras (5) se sitúan en las proximidades de los ángulos del vaso y en la zona de cambio de pendiente de fondo independientemente de la existencia de rampas u otras escalinatas. Entre las escaleras no puede haber una distancia superior a 15 metros y deben situarse empotradas, con peldaños antideslizantes y carecer de aristas vivas. Bajo el agua deben alcanzar la profundidad suficiente para la salir con comodidad del vaso lleno.

Las duchas (6) deben contar de agua potable y se instalan en un número mínimo de dos y una más por cada 20 metros de perímetro del vaso en los paseos o andenes de aquellas piscinas que sean descubiertas. Los desagües de las duchas deben ser también directos a la red de alcantarillado.

Los salvavidas (7) deben estar presente en número no inferior al de escaleras y mínimo de 2, ubicados en lugar visibles, de fácil acceso a una altura máxima de 2 metros. Serán de polietileno, Ø> 30cm y cordón de longitud no inferior a la mitad del mayor ancho de la piscina más 3 metros, con resistencia a rotura superior a 550 Kg. También es obligatorio la presencia de perchas de material liviano, rígido y resistente a la corrosión, con un dispositivo de asimiento en su extremo.

El pediluvio es obligatorio en aquellas piscinas descubiertas con áreas de césped, tierra o arena (excepto infantiles y climatizadas). La profundidad de estos no puede ser inferior a 0,10 metros, su longitud igual o mayor a 2 metros y su anchura la suficiente para no ser evitado. El agua de los pediluvios debe ser clara y bacteriológicamente depurada, en circulación continua, no pudiendo mezclarse en ningún caso con el agua de los circuitos de depuración de la del vaso. A efectos del cómputo total de duchas, se tendrá en cuenta las del pediluvio.

Las palancas de saltos y trampolines están prohibidos a excepción en los vasos de salto. Los toboganes en caso de estar presentes son de material inoxidable, lisos y sin juntas ni solapas y se deben situar en zonas acotadas y señalizadas.

Los aseos y vestuarios deben localizarse a cubierto con suficiente ventilación. Deben estar recubiertos en su totalidad de material cerámico vitrificado o similar de fácil limpieza y desinfección. Su altura nunca pude ser inferior a 2,80 metros mientras que los elementos delimitadores de las cabinas, duchas e inodoros deben disponer de una altura máxima de 2,10metros salvo que consten de ventilación forzada en cuyo caso pueden llegar hasta el techo. La limpieza y desinfección de estas zonas debe realizarse como mínimo una vez al día. Los aseos deben disponer de agua potable, dosificador de jabón, toallas monouso o secador de manos y papel higiénico.Los vestuarios deben disponer de dos accesos, uno para personas vestidas y otro que conduzca al recinto del baño, constituyendo un circuito de obligado paso. Dispondrán de bancos y perchas.

En el caso de piscinas con viviendas próximas y de establecimientos hoteleros y previa autorización sanitaria, éstas son eximidas de la obligatoriedad de vestuarios y guardarropas cuando los usuarios sean únicamente las personas allí alojadas. Los aseos son obligatorios en todo caso.

Además la piscina dispondrá de otras instalaciones cuyas características aseguren su correcto funcionamiento y las condiciones del agua conforme a lo especificado en el Anexo II del Decreto 80/1998. Normalmente las instalaciones de depuración incluyen: Bomba, inyección del floculante y filtros. Tratamiento térmico en piscinas climatizadas. Dosificador de desinfectante (clorador). Dispositivos para regulación de pH. Armario de maniobras, cambios automáticos de llaves. Panel de control de parámetros químicos (nivel de cloro y pH). Inyectores de retorno Tomas de fondo Skimmers o Rebosadero Perimetral

Las instalaciones eléctricas, de calefacción, climatización y de agua caliente sanitaria así como la maquinaria y aparatos utilizados en la desinfección y depuración de agua deben cumplir con su Reglamentación correspondiente. La instalación de tratamiento de agua y el almacén de productos químicos deben localizarse en locales independientes, suficientemente ventilados y de fácil acceso para el personal de mantenimiento y servicios de inspección. Tanto estas instalaciones como las comentadas en el anterior punto se emplazan de manera que sean inaccesibles a los usuarios de la piscina. En el caso de piscinas climatizadas, cuando haya de utilizarse agua caliente, será de aplicación la normativa específica establecida en el Reglamento de instalaciones de calefacción, climatización y agua caliente sanitaria y las correspondientes Instrucciones Técnicas Complementarias (REAL DECRETO 1027/2007, de 20 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios).La temperatura del agua del vaso oscilara entre los 24 y 28 grados centígrados, según sus usos, y la temperatura ambiente será superior a la del agua en 2 ó 4 grados centígrados como máximo, contando con las instalaciones necesarias para la renovación constante de agua del recinto. La humedad relativa del aire no excederá del 70 por 100. El almacenamiento y distribución de agua caliente se hará en condiciones que impidan la proliferación de microorganismos patógenos o parásitos. Para ello se establecerán actuaciones de limpieza y desinfección de todo el circuito incluido caldera de calentamiento. La renovación del aire del recinto será como mínimo de 9 m3/h/m2 . Existirá un termómetro y un higrómetro a vista de los usuarios.

Toda piscina requiere de unos tratamientos de control y prevención de plagas realizados por una empresa autorizada para tal fin. Las piscinas al aire libre necesitan un tratamiento al inicio de la temporada y las piscinas climatizadas cada seis meses; o en ambos casos cuando sea necesario.